SERVICIOS DE CONSULTORÍA Y ASISTENCIA TÉCNICA

 

Entiendo la consultoría como un ejercicio de acompañamiento de procesos y de proyectos hecho a medida de las necesidades de mis clientes. El objetivo final es el de aportar soluciones concretas y prácticas mediante el establecimiento de vínculos de colaboración estrecha e individualizada, de acuerdo con los requerimientos de cada caso, capacitando además a mis clientes para la gestión de los proyectos en los que colaboro.  

 

 

Para empresas
Construir futuro. ¿Adaptarse a los cambios o provocarlos?

La competitividad de las empresas depende en gran medida de que éstas dispongan de las herramientas adecuadas para hacer un uso óptimo de los recursos de los cuales disponen. La capacidad de adaptarse a los cambios, y no sólo eso, sino la de provocarlos en el sentido y la dirección adecuada, son los objetivos fundamentales que se pueden alcanzar a través de un proceso continuo de gestión estratégica. Para ello pongo a vuestra disposición un paquete de herramientas que van desde el análisis de la empresa en su entorno hasta la formulación de estrategias, y a partir de estas, de acciones concretas que permitan alcanzar los objetivos definidos en el proceso.

 

Este ejercicio de análisis global es útil especialmente para aquellas empresas que necesitan un cambio en su trayectoria para situarse en la senda de la competitividad y de los beneficios.

Para el sector público
Las administraciones locales como catalizadoras de los procesos de desarrollo

En un entorno como el actual en el que la multiplicidad de factores y de actores que intervienen en los procesos de desarrollo de un territorio, unido a la incertidumbre que condiciona de manera importante la toma de decisiones, los métodos de planificación y de gestión tradicionales han quedado obsoletos. Son necesarias otras formas de gestionar y de planificar basadas en la visión global, la proactividad, la concertación y la participación de los agentes socioeconómicos y de la ciudadanía.

 

Voluntad política, creatividad y capacidad de gestión son condiciones necesarias pero no suficientes para el éxito de un territorio. Se requiere, además, que exista un proyecto común, que este disponga de una estrategia bien definida y que alguien ejerza un liderazgo visible y legitimado por el conjunto de la sociedad local.